Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Tercer domingo de adviento C’

3 adv fanoEn el tercer domingo de Adviento nos encontramos nuevamente con Juan el Bautista. Hace ocho días nos acercamos a su persona hoy lo hacemos a su mensaje. El texto que leemos corresponde a dos de las cinco pequeñas secciones que en Lucas presentan el ciclo completo del ministerio del precursor del Mesías.

Las preguntas que dinamizan el pasaje que nos ocupa son: «¿qué debemos hacer?» y «¿quién eres tú?»

«¿Qué debemos hacer?»

Juan termina de predicar la conversión y tiene una buena respuesta por parte de su auditorio que reacciona positivamente y le pide propuestas concretas para apropiarse el camino de conversión significado en el bautismo.

Tres grupos de personas se acercan a Juan y le plantean la pregunta: «¿Qué debemos hacer? La gente quiere hacer vida el bautismo recibido con acciones concretas. La práctica de la caridad y de la justicia serán los indicadores de la conversión y ésta asumirá diversas formas en cada categoría de personas.

Una multitud anónima

A la multitud el Bautista los invita a despojarse para compartir con los más pobres. Compartir el vestido y el alimento, es decir, atender las necesidades básicas. No se puede vivir en la abundancia y tener junto a si pobres que padecen por carecer de lo necesario para vivir con dignidad.

Los cobradores de impuestos

A quienes tienen la tentación de enriquecerse despojando a otros, mediante mecanismos de supuesta legalidad, les pide que no sean corruptos y que tengan un comportamiento honesto. Los cobradores de impuestos de la época tenían una pésima reputación y a ellos es a quien Jesús invita a vivir un cambio radical en sus vidas.

Los soldados

A los judíos que colaboraban con el ejército les pide que no abusen del poder, es decir, que no ejerzan por ningún motivo la fuerza o desplieguen la violencia para conseguir información ni para buscar ganancias extra extorsionando a la gente.3 adv fano b

El mismo mensaje con exigencias distintas

Llama la atención como Juan a cada categoría le presenta el mismo mensaje, con exigencias distintas, adecuadas a cada grupo, ofreciendo caminos concretos para superar las situaciones complicadas y deshumanizadoras.

En el fondo lo que parece interesarle a Juan es la justicia social. Está en sintonía con los profetas, que tienen conciencia clara de su devoción religiosa,

«¿Quién eres tú?»

La segunda parte de nuestro texto comienza con la pregunta sobre la identidad de Juan: «Andaban todos pensando en sus corazones acerca de Juan, si no sería él el Cristo». La pregunta se la hacen no las autoridades sino el pueblo que de manera expectante esperaba el cumplimiento de la promesa de Dios.

Juan articula su respuesta hablando de dos bautismos: el de agua y el de Espíritu Santo y fuego.

Juan bautiza con agua.

El agua es símbolo de purificación y de vida y quien se acercaba al bautismo administrado por Juan, que era bautismo con agua, con ese gesto expresaba una conversión sincera que lo incorporaba plenamente a la descendencia de Abraham.

Juan reconoce su fortaleza al anunciar que «viene el que es más fuerte que yo» y se coloca delante de él como esclavo, indigno del servicio más pequeño como « desatarle la correa de sus sandalias».

Jesús bautiza con Espíritu Santo y fuego

3 adv fano cLa fuerza de Jesús, como la anuncia Juan radica en «el perdón de los pecados». La fuerza del bautismo de Jesús se describe con dos términos: «Espíritu santo» fundamento de una nueva vida  y «fuego» que es juicio para quien rechace al Espíritu Santo y la vida nueva que él ofrece.

Ante el bautismo de Jesús la humanidad se define. Habrá quienes reciban a Jesús y quienes lo rechacen. Sin embargo el texto se fija en lo positivo. Se espera la apertura a Jesús y a la obra del Evangelio con un deseo sincero de conversión. El optimismo no impide considerar las consecuencias del rechazo y el evangelista las presenta con imágenes poderosas y significativas para el mundo judío que en el fuego ve un signo de destrucción.Cada persona se juega su futuro en la decisión que tome ante el anuncio que Dios le hace. Decir «no» es decidir por su mismo vivir eternamente separado de Dios y negarse un futuro de vida.

Juan no quiere atemorizar a nadie, Su pretensión es sacudir las conciencias, despertar de la indiferencia, que cada quien se juegue su futuro definiéndose ante el anuncio que Dios le hacho. La conversión que Juan anuncia no es una mala noticia, por el contrario, vivirla todos los días, de manera integral, continua y diaria llena su corazón de luz, de justicia, de amor y de alegría.

Anuncios

Read Full Post »